sábado, 9 de enero de 2010

La zanja de la vergüenza.



Berlín tenía su muro de la vergüenza e Israel hace lo propio con el de Palestina y como en Motril no íbamos a ser menos, solo que en plan chapucero, como no podía ser de otra manera, aquí tenemos la zanja de la vergüenza.


Dicen las malas lenguas que esta zanja la ha abierto el Ayuntamiento de Motril para que no se pueda aparcar en el solar donde se ubica y la corporación pepera dice que la ha realizado el propietario de la misma para proteger su propiedad. Sea como sea es vergonzosa porque en los aledaños de la misma hay una gran concentración de servicios públicos que provocan la necesidad de aparcar y curiosamente hace poco que se ha inaugurado un parking subterráneo en La Matraquilla que lamentablemente suele estar vacio porque los usuarios de vehículos no están dispuestos a ser atracados por el coste que supone la necesidad de aparcar 10 minutos y que te cobren como mínimo media hora y por otro lado la inversión millonaria del nuevo parking hace acuciante la necesidad de que los vehículos sean aparcados, si o si, en este parking tan flamante.

Lo cierto es que todo resulta muy sospechoso porque esta zanja se ha abierto después de abrir el parking y si la iniciativa no ha partido de la corporación municipal no seré yo el que la acuse de tener afán recaudatorio en este caso pero si lo acuso de permitir que un particular, aún siendo dentro de su propiedad, haya abierto una zanja en el margen de una carretera poniendo en peligro tanto a conductores como a viandantes. Si este señor quiere proteger su solar que ponga una valla como Dios manda.

1 comentario:

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Me lo creo y me cuesta... ¿Yo puedo abrir una zanja en torno a mi propiedad aún a riesgo de salirme de esta y ofrecer aumentados riesgos a la circulación?

¿El parking cobra media hora? ¿La ley no obliga a una tarificación por minutos?