martes, 30 de marzo de 2010

Al que le toca le toca.

Un buen amigo mío, al que un día le dedicaré una entrada en este blog por lo carismático que es, me manda el siguiente titular, que sin ser un gazapo, el asunto tiene guasa ya que los embrollos a los que a veces nos somete el lenguaje hacen que para unos sea un verdadero problema pero para otros motivo de sonrisa o mas vilmente de puro cachondeo.

En este caso lo que en alemán significa una cosa en ingles significa otra y a los pobres habitantes del pueblo alemán de Facking no les queda más remedio que aguantar estoicamente el chapetón de la guasa hasta que nos dé por otra cosa. Para el que no lo sepa “Facking you” en ingles significa jódete. Así que imagínense todo el juego que puede dar de si este vocablo ingles y no me imagino el gentilicio que los ingleses le tienen puesto a los ciudadanos de este pueblecito alemán.

Pero no hay que irse a tierras anglosajonas ni germanas para hurgar en heridas provocadas por el doble sentido de ciertos nombres de pueblos que tiene nuestro pais o allende los mares en Latinoamérica por ejemplo.

Para muestra un botón:

En la comarca del Alto Ampurdán hay un municipio que se llama Espolla o como diría un catalán l´ajuntament d´espolla. Pues no me imagino yo una empresa láctea comercializando una leche que se llame LECHE D´ESPOLLA.



Y otro ejemplo:

En Galicia hay otro pueblo que se llama Villapene y como en Chile hay un pueblecito muy pequeño que se llama Entrepiernas el chiste está servido si conseguimos que ambos pueblos se hermanen. Me lo estoy imaginando: A la entrada de uno de los dos pueblo Villapene hermanado con el pueblo chileno de Entrepiernas. Si Villapene tuviese alcalde y Entrepiernas alcaldesa ya sería la repera el acto de hermanamiento.



En fin, que la lengua del Quijote da para mucho y bueno pero al que le toca le toca.