miércoles, 31 de marzo de 2010

De Motril y sus motriladas.



Pensemos en clave de empresa. En una empresa que se dedica al turismo y que, entre otros objetivos, está el dar una buena imagen de la ciudad en la que radica su actividad para hacer apetecible a los ojos de los turistas la estancia dejándose los cuartos y divisas para beneficio de esta.
Ahora, haciendo uso de la imaginación, imaginemos que en Motril existe un hotel de 5 estrellas, con un señor tipo armario ropero uniformado de cabo a rabo en la puerta del hotel dando la bienvenida a todo huésped que se permita el lujo de hospedarse allí. Fachada impresionante de un edificio lujoso, botones muy atentos y educados recogiendo las maletas de los huéspedes, hablando 5 idiomas para poder atender adecuadamente a cada visitante y, he aquí el detalle, un perro cagándose en plena puerta giratoria del lujoso edificio. Convendremos en que ese simple detalle invalida irremediablemente cualquier atisbo de glamur (me niego a escribir glamour) que pudiera dar caché a tan noble empresa. O quizá no lo invalide hasta que pasados unos días el recuerdo de ese perro haciendo sus necesidades quede mitigado por todo lo bueno que tenga el entorno hotelero. Pero lo que sí está claro es que la primera impresión deja mucho que desear. Sobre todo si seguimos imaginando que lo del perro no es un hecho puntual y que lo mismo que hay un perro defecando pasa una gallina por el gran recibidor enmoquetado o el recepcionista tiene una mancha en su traje que le pilla medio torso. En fin que por mucho que se cuiden unos detalles otros pueden solapar las buenas intenciones de los dirigentes del negocio.


Pues bien: Semana Santa 2010, ciudad de Motril. Uno llega a esa impresionante avenida recién estrenada y se intuye una imagen seria de Motril. Nos vamos fijando en los detalles y vemos como un cartel anuncia claramente que ese día y a partir de esa hora no se puede aparcar en esa calle porque pasa una procesión. Uno entiende que según la foto el 29 de Marzo de 2010 no se puede aparcar porque pasa una procesión por la calle donde está situado dicha señal.

Y ahora viene la cagada del perro:



¿Alguien que no sea de Motril y que no sepa cómo nos las gastamos por aquí podría decirme cuando no se puede aparcar en esta calle?.¿El veintiocho, treinta y uno y uno coma dos de Marzo de 2010?

Hasta donde yo recuerdo la Semana Santa del 2010 empieza el 28 de Marzo del presente.
¿Qué significa lo de 1,2-03-2010? Para el motrileño habituado a lidiar con estos temas medio puede sobreentender lo que significa pero ¿qué opinión tendrá un forastero, guiri, extranjero o visitante?

Hasta donde sé, el funcionario que ha escrito el cartel presuntamente tuvo que aprobar unas oposiciones y una de dos o no las aprobó y es el cuñado de alguien o llevaba chuletas el día del examen.

Que sí, que sí; que se me puede acusar de tremendista y sacarle punta a todo y con pensar que un lapsus lo tiene cualquiera todo queda reducido a un bueno, vale, de acuerdo aceptamos pulpo como animal de compañía.

Pero paseando me encuentro con otra cagada de perro en la puerta del hotel motrileño.




¿Aquí cuando es cuando no se puede aparcar? ¿El uno de Marzo? ¡Pero si el uno de Marzo no es Semana Santa!. ¿Qué procesión pasa por aquí?; ¿San Funcionario vendito? o ¿Santa Chapuza de las Almas Coronada?

Si hacemos un ejercicio de imaginación y comprensión se sobreentiende que podía ser el 1 y 3 de Abril pero es que, por la calle en la que está situado este cartel, el 3 de Abril no pasa ninguna procesión por la calle Cardenal Belluga.

Bueeeeno, vaaaale, volvamos a perdonar al funcionario de turno. Pongamos otra foto.



Nada, que no hay manera, que este hombre/mujer funcionario/a se ha empeñado en procesionar el 1 de Marzo de 2010.

Motril y sus motriladas: Que le vamos a hacer!!!

1 comentario:

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Esto me hace pensar si realmente la tan ansiada declaración de interés turístico nacional por parte de la Semana Santa de Motril es una medalla merecida, es un título sin más repercusión, hace honor a la verdad.

¿Te has enterado que desde el lunes 5 de abril de 2010, Motril ya no tiene Patronato de Turismo? Lógico, en una ciudad con su masa industrial y su tejido empresarial de amplio valor socioeconómico, vivir del turismo es un atraso. Cualquiera de las setescientas empresas de gran tamaño, pueden dar de comer al motrileño. A fin de cuentas, las playas de Motril son sólo para los motrileños, qué carajo. Menos para cuando a Costas (a cargo de todos los españoles) se les pide guita, se les pide parné. Para eso es de todos.

Pues eso, anecdótico lo de los cartelitos. Pero lo del turismo, otro perro (pero de ciento cincuenta kilos) que se caga en la moqueta de la entrada del Hotel.