martes, 1 de diciembre de 2009

Caminante no hay camino...

Comienza aquí una andadura que hasta muy recientes fechas hubiese apostado que jamás iniciaría. He aquí un claro ejemplo que hace verdadera la famosa sentencia “nunca digas de esta agua no beberé” . Nace este blog sin más pretensión que la de ojear en primera persona aquellos pensamientos que en un día, un minuto, un instante pudieron pasar por mi memoria como ciertos.
La edad de este que escribe así como la experiencia inherente a la misma me han llevado a pensar que las cosas de este mundo y este mismo mundo no es blanco pero tampoco negro. Hoy, aseverar y hacer perdurar un pensamiento o una idea como ciertas solo ha de durar lo que dura el raciocinio de la misma pues la razón anclada en la más estricta de las mentes solo conlleva a la esclavitud de pensamiento.
No está en mi ánimo tampoco hacer uso exclusivo del razonamiento y hacer del mismo mi bandera porque como dijo Petrarca “no ha lugar la razón contra la fuerza de la pasión” y paradójicamente es esta última la que me ha llevado hasta aquí.
Bienvenido será todo aquel que busque cobijo o pretenda asaltar el zaguán de mi memoria, dependerá de las intenciones de cada una el perdurar o no en el mismo
.