domingo, 13 de diciembre de 2009

La mal pagá


El heredero al trono andaluz, nuestro presidente Sr. Griñan ha venido a decir que si el estatuto catalán es declarado inconstitucional el de Andalucía también lo será debido a las grandes coincidencias entre ambos. La cuestión para mi no es dirimir sobre la constitucionalidad de nuestro estatuto pero si he podido llegar a la siguiente conclusión: ¿Y a quien puñetas le importa nuestro estatuto?

Digo esto pues a pesar de que nuestro estatuto también se encuentra recurrido ante el constitucional a penas, por no decir nada, se habla de ello, lo que demuestra el poco peso que Andalucía tiene en la sociedad española a pesar de ser una de las comunidades con mas población.

Es tan poco el peso especifico de Andalucía, tan poca la estima y tan exiguo el respeto que se nos tiene que solo es comparable al gran sometimiento de nuestra comunidad hacia el poder del gobierno central a pesar de los constantes desaires y falsas promesas que se vierten sobre Andalucía.

No ya desde la aprobación del estatuto allá por el año 1981 sino desde mucho antes Andalucía siempre ha sido la meretriz con la que todos quieren compartir cama para su divertimento y provecho pero con la que nadie se ha querido comprometer y respetar. Da igual el color de la bandera que ondee en el Palacio de la Moncloa o en el Palacio de San Telmo que tratándose de Andalucía la consigna es siempre la misma: Coger los votos y salir corriendo.

No me duele tanto el incumplimiento sistemático de promesas, del ninguneo constante que estigmatiza a Andalucía como nuestra indolente capacidad para revelarnos por ello.

La explotación y expolio que continuamente se ha hecho de Andalucía, la reducción en la cuantía de la deuda histórica, la tardanza en el pago de la misma y el pago en especias caducadas con el que nos van a pagar debería ser suficiente para que este pueblo se levantase y se revelase contra una injusticia de tal magnitud. El cinismo de Joan Laporta es mayúsculo al declarar que “...Están matando a Cataluña y hay que reaccionar...” a lo que yo me pregunto: ¿Si a Cataluña la están matando, para cuando es el entierro de Andalucía”.

Somos “la mal pagá” de España y lo peor de todo es que nos da lo mismo.